Blogia
la verdadera identidad de pedro calleja

Iron Man 2

Iron Man 2

Hoy publico este textito informativo sobre Iron Man en el suplemento Metrópoli del diario El Mundo.

El primer Iron Man, estrenado en 2008, funcionó muy bien en taquilla. Sedujo al gran público, a la mayor parte de los seguidores del cómic original e incluso a la crítica cinematográfica especializada. Gustaron sus efectos especiales, literalmente descacharrantes, y su guión, repleto de diálogos con chispa y fidelidad tebeística bien entendida. Pero lo que realmente enganchó a todo el mundo fue el trabajo interpretativo de Robert Downey, Jr., encarnando al multimillonario magnate de la tecnología punta, y principal proveedor de armas de destrucción masiva a nivel mundial, Tony Stark. En manos de Downey, Jr., Stark empezaba la película siendo un seductor carente de escrúpulos, una estrella multimediática sin complejos, mujeriego y juerguista (además de brillante científico en la intimidad, eso sí). Por culpa de un accidente, el personaje acababa convirtiéndose en un superhéroe metalizado con el corazón roto y cierta conciencia social.

Iron Man 2 acentúa las virtudes de la primera entrega de la saga y apuesta por la diversión pura y dura y a cara descubierta. Los guionistas ya no pierden el tiempo explicando cómo, cuándo y porqué se transforma Stark en el Hombre de Hierro. Aquí, lo importante es la acción, trepidante y volatinera; los supervillanos, a cada cual más excéntrico, y los momentazos de lucimiento personal de Downey, Jr. Puestos a comparar, quizás esta secuela sea algo más descerebrada que su predecesora, pero no menos efectiva. Según el director de ambas, Jon Favreau, “si os gustó la primera, con ésta váis a flipar. No es una continuación repetitiva y simplona. ¡Es una auténtica fiesta!”

Al final del primer Iron Man, Tony Stark (Robert Downey, Jr., Sherlock Holmes) desvelaba durante el transcurso de una rueda de prensa televisada que él era la persona que había estado utilizando la armadura del Hombre de Hierro. La acción de Iron Man 2 se pone en marcha seis meses después. Stark se ha convertido en una celebridad a nivel planetario. El gobierno de los Estados Unidos trata por todos los medios de presionarle para que entregue voluntariamente el traje de Iron Man a los militares. Él se niega a hacerlo. Por si fuera poco, su empresa, Industrias Stark, ha dejado de fabricar armas. El mejor amigo de Stark, el coronel Rhodes (Don Cheadle), no sabe en qué bando posicionarse. La tensión se acrecienta por momentos.

En público, Stark disfruta de su popularidad, mostrándose simpático y arrogante; en privado, las cosas no le van tan bien: por una parte, necesita urgentemente una nueva fuente de energía para recargar el mecanismo que mantiene activo su corazón; por otro lado, no sabe qué hacer con su vida amorosa y ha empezado a beber más de la cuenta. Pepper (Gwyneth Paltrow), su fiel asistente personal (y algo más), acepta hacerse cargo de la dirección de sus empresas, momento que aprovecha una astuta pelirroja para ocupar el puesto vacante al lado del atribulado superhéroe playboy. La chica en cuestión, que responde al improbable nombre de Nathalie Rushman (Scarlett Johansson), resulta ser una peligrosa espía experta en artes marciales y apodada por sus enemigos como La Viuda Negra.

Dos supervillanos se enfrentan en esta ocasión a Iron Man. Uno de ellos es el ambicioso hombre de negocios Justin Hammer (Sam Rockwell), cabecilla de Industrias Hammer, una empresa armamentista de altísimo nivel. El otro es el ruso Ivan Vanko (Mickey Rourke), un experto en tecnología punta con pinta de luchador profesional, que lleva todo el cuerpo cubierto de tatuajes carcelarios. Vanko fabrica un arnés similar a la armadura de Stark, se cambia el nombre por el de Whiplash y sale en busca de Iron Man para despedazarlo con sus látigos de energía.

“También recuperamos a otro personaje muy popular entre los fans del cómic —señala el director, Favreau—. En la primera película, sólo salía unos segundos. Aquí, tiene mucha más importancia. Se trata de Nick Furia, el jefazo de los servicios secretos, interpretado por Samuel L. Jackson. Nick le cuenta a Stark cosas que ignoraba acerca de su verdadero padre”.

Iron Man se filmó en distintas localizaciones de California y Nuevo México, excepto unas impactantes secuencias ambientadas en el Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco, que se rodaron en la propia ciudad monegasca. El rodaje tuvo lugar entre los meses de abril y julio de 2009, y enero y febrero de 2010. De los efectos especiales se encargó Industrial Light & Magic, la empresa creada por George Lucas para sacar adelante la saga de La guerra de las galaxias.

El propio Robert Downey, Jr., con el apoyo del realizador Jon Favreau, convenció a los productores del film para que contrataran como guionista de la secuela a Justin Theroux (coautor del guión de Tropic Thunder, la película por la que Downey, Jr., fue nominado al Oscar). Favreau, además de dirigir, se permite el lujo de interpretar un papel secundario: el de Happy Hogan, chófer, guardaespaldas y sparring de boxeo del protagonista.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Juan Andres Pedrero Santos -

O sea Pedro, que te ha gustado. No?. A mi también (dentro de un orden).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres