Blogia
la verdadera identidad de pedro calleja

Carne Sobre Carne: El Cine Adulterado de Armando Bo

Carne Sobre Carne: El Cine Adulterado de Armando Bo

Primero me sedujo el hombre: machote, bocazas, autosuficiente. Luego me enganchó la obra: visceral, primigenia, hipnótica. Al final, me quedé colgado de la musa: voluptuosa, ingenua, divina. Armando Bo entró en mi vida a través de Santiago Tabernero, ex director del programa televisivo "Versión española". Él me habló por primera vez de este cineasta argentino y me prestó el libro (fotocopiado) que encendió la mecha de mi futura adicción a películas como "Carne", "Fuego" y "Fiebre", protagonizadas por esa diosa hecha mujer llamada Isabel Sarli.

En el libro, escrito por Jorge Abel Martín y titulado "Los films de Armando Bo con Isabel Sarli" (Corregidor, 1981), encontré información relativa a la personalidad del actor, productor y realizador bonaerense; me enteré de los argumentos de todos sus largometrajes; leí críticas y documentos de época, y observé detenidamente decenas de fotografías de la ’Coca’ Sarli en actitud mimosona. En suma: agarré un calentón cinéfago de proporciones colosales.

El calentón todavía me dura. Entre otras cosas porque, después de 20 años de dedicación más o menos obsesiva a la sexploitation internacional, no he conseguido ver más que la mitad de todas las películas que hicieron juntos Armando e Isabel. Eso sí, gracias a esta docena de perlas raras, sin cultivar, únicas en su (sub)género mutante, ahora escribo en 2000 Maníacos estas líneas cargadas de testosterona.

INSTINTOS BÁSICOS. Hay quien compara a Armando Bo con Russ Meyer, dejándose llevar por una especie de erronea intuición heterosexual. En realidad, no existen dos cineastas más distintos. El norteamericano encuadraba, montaba, narraba y empaquetaba sus filmes con una pericia técnica apabullante, propia de un estilista superdotado; el argentino contaba historias tremebundas con lo que tenía a mano, tal y como le salían de dentro, a las bravas. Meyer concebía sus películas como reportajes fotográficos integrados en una dinámica argumental de tebeo; lo de Bo se acercaba más a la fotonovela para adultos, el folletín de crónica de sucesos, el melodrama radiofónico pasado de rosca o el surrealismo kitsch más o menos involuntario.

En lo que sí coincidían ambos es en sus gustos y manías personales. Tanto Meyer como Bo podían permitirse el lujo de presumir de autenticidad. Durante toda su carrera profesional trabajaron en la más pura y dura independencia creativa, al margen de modas y tendencias, abriendo camino, a contracorriente, recibiendo el apoyo incondicional del gran público y el rechazo de censores y críticos. En la mayor parte de sus largos, utilizaron paisajes naturales como marco de conflictos sexuales protagonizados por hombretones musculosos y féminas exuberantes. Siempre que les pareció necesario, recurrieron a la violencia gratuita y al humor grosero. Mientras uno tuvo la suerte de trabajar con docenas de pin-ups talla XXL; el otro siempre le fue fiel a la misma superwoman.

TAMAÑOS NATURALES. Al margen de éstas y otras odiosas comparaciones, lo que más llama la atención del cine de Bo es su desarmante sinceridad. Sus películas van directas al grano, pegan donde más duele y afectan al sistema nervioso central. En ellas, Isabel Sarli encarna casi siempre a mujeres que transforman a los hombres en animales, sufren lo indecible por ello y acaban sacrificadas o redimidas por amor. En la mayoría de los casos, el propio Armando se reserva el papel de semental redentor, en una maniobra de metalingüismo erótico muy estimulante. Abundan las ingenuas maltratadas, las prostitutas con corazón, las ninfómanas enamoradas, las viudas alegres y las diosas primitivas, predispuestas todas a bañarse desnudas ante la mirada lasciva de brutos sin escrúpulos, millonarios impotentes, presidiarios en fuga, jóvenes idealistas y trabajadores honestos.

Marcado por sus orígenes populares, Bo ha pasado a la historia del cine de serie B gracias a una de las trayectorias artísticas menos dispersas de la galaxia psicotrónica. Su filmografía pasa del neorrealismo crudo a la sexploitation de importación, con paradas puntuales en territorios tan delirantes como el fantastique exótico y la comedia picarona. "Carne", "Fuego" y "Fiebre", los tres títulos que mejor se han adaptado a los vaivenes de la sensibilidad cinéfaga postmoderna, sorprenden todavía por lo arriesgado de sus propuestas estéticas.


BIOFILMOGRAFIA COMENTADA DE ARMANDO BO

Armando Bo nació en Buenos Aires el 3 de mayo de 1914. Jugó al baloncesto en equipos profesionales de Argentina y Brasil. En Río de Janeiro, entabló amistad con la actriz y cantante Carmen Miranda, quien le aconsejó que probara suerte como galán de cine. Estudió arte dramático durante dos años en el Conservatorio de Buenos Aires, bajo la tutela de Antonio Cunill Cabanellas. Empezó a despuntar como actor en "La maestrita de los obreros" (Alberto de Zavalía, 1941) y "Melodías de América" (Eduardo Morera, 1941). Luego hizo, entre otras, "La cabalgata del circo" (Mario Soffici, 1944) y "Los tres mosqueteros" (Julio Saraceni, 1945). En 1948, produjo su primera película, y en 1954, debutó como director. "El trueno entre las hojas" (1958) señaló el inicio de su relación personal y profesional con Isabel Sarli. Juntos hicieron más de 25 largometrajes en Argentina, Brasil, México, Uruguay, Paraguay, Venezuela y Sudáfrica. Gracias a un acuerdo de distribución con la Columbia, muchos de estos largos se estrenaron en Estados Unidos, Japón y Europa. Maltratado por los estamentos oficiales de su país y despreciado por la mayor parte de los intelectuales progres, consiguió mantener su independencia creativa gracias al apoyo del público. Falleció el 8 de octubre de 1981, en plena dictadura militar, víctima de un cáncer.

Filmografía como productor:

1948 "Pelota de trapo" (Leopoldo Torres Ríos)
1948 "Su última pelea" (Jerry Gómez)
1949 "Sacachispas" (Jerry Gómez)
1949 "Con el sudor de tu frente" (Román Viñoly Barreto)
1950 "Fangio, el demonio de las pistas" (Román Viñoly Barreto)
1951 "Mi divina pobreza" (Alberto D’Aversa)
1952 "Yo soy el criminal" (Alberto Du Bois)
1952 "En cuerpo y alma" (Leopoldo Torres Ríos)
1952 "El hijo del crack" (Leopoldo Torres Ríos y Leopoldo Torre Nilsson)
1953 "Honrarás a tu madre" (Alberto D’Aversa)
1953 "Días de odio" (Leopoldo Torre Nilsson)
1953 "La Tigra" (Leopoldo Torre Nilsson)
1954 "Muerte civil" (Alberto D’Aversa)

Filmografía como director:

1954 "Adios, muchachos"
1954 "Sin familia"
1957 "El trueno entre las hojas"
Guión del escritor paraguayo Augusto Roa Bastos, según un relato suyo. La mujer de un pérfido terrateniente vuelve tarumbas a los indios de la selva y al líder de la resistencia. Incluye el primer desnudo integral y frontal del cine argentino. La película que convirtió a la ’Coca’ Sarli en un mito erótico.

1958 "Sabaleros"
Guión de Roa Bastos, basado en hechos reales. El amor imposible entre dos jóvenes procedentes de familias enfrentadas por el negocio de la pesca del sábalo. Asesinatos, violaciones, canibalismo. La Sarli pilló una hepatitis por rodar una pelea con otra actriz en medio de un montón de mierda.

1959 "India"
Rodada en las Cataratas del Iguazú. Un fugitivo de la ley se enamora de Ansisé (Sarli), la reina de una tribu misteriosa. Sexo en la jungla, guerreros celosos, tesoros ocultos. Con la participación como figurantes de auténticos indios Macá. Incluye cinco minutos en color; el resto es en blanco y negro.

1959 "... Y el demonio creó a los hombres" (coproducción con Uruguay)
1960 "Favela" (coproducción con Brasil)
1961 "La burrerita de Ypacarai" (coproducción con Paraguay. En España: "La furia del Paraguay", estrenada en 1974)
1962 "Lujuria tropical" (coproducción con Venezuela. En Argentina se estrenó en 1964)
1962 "Pelota de cuero"
1963 "La diosa impura" (coproducción con México)
1963 "La leona"
1965 "La mujer del zapatero"
1965 "Los días calientes" (En España: "Los días calientes", estrenada en 1975)
1965 "La tentación desnuda"
1966 "La mujer del intendente de Ombú Quemado"

1967 "La mujer de mi padre"
Tragedia sexual e incestuosa delante y detrás de las cámaras. Una mujer irresistible (Sarli) engaña a su marido (Armando Bo) con su propio hijo (Victor Bo). Mientras los machos en celo se matan a hostias, un borracho trata de violar a la bella sin alma. Rodada en las Cataratas del Iguazú.

1968 "Carne" (En España: "Carne", estrenada en 1989)
La guapísima Delicia (Sarli) trabaja en un matadero. Su novio pintor ignora que un tipejo la viola todos los días. Una mala tarde, la chica es secuestrada y encerrada en un camión frigorífico. Los colegas del violador abusan de ella por turnos. Basada en una historia real. Violentísima y cómica al mismo tiempo. De culto.

1968 "Desnuda en la arena"

1968 "Fuego" (En España: "Fuego", estrenada en 1978. En Argentina se estrenó en 1971)
Un ingeniero amable se casa con una ninfómana (Sarli) que vive con una terrorífica criada lesbiana. Furor uterino, abrigos de piel, amantes ocasionales y mucho apoyo psicológico. Incluye un mítico revolcón en la nieve. Una película insólita que parece improvisada sobre la marcha.

1969 "Tentaçao nuda/Extasis tropical" (producción brasileña. En Argentina se estrenó, muy censurada, en 1978. Algunas fuentes citan como directores reales a Jose Da Costa Cordeiro y Egydio Eccio)

1969 "Muher pecado/Embrujada" (producción brasileña. En Argentina se estrenó en 1976)
Frenesí sexual junto a las Cataratas del Iguazú. La mujer india de un industrial maderero (Sarli) sueña con un demonio fornicador que la obliga a hacerse puta y a perder la cabeza. Brujería anormal, máscaras demenciales y montaje asociativo de imágenes y sonidos. Experimental o chiripitifláutica. No sé.

1970 "Fiebre" (En España: "Fiebre sexual", estrenada en 1979. En Argentina se estrenó en 1972)
La viuda de un ricachón impotente (Sarli) rememora sus amoríos con un fornido leñador y acaba enamorándose de un caballo de carreras. Sobreimpresiones intuitivas, sexo equino explícito, planos-contraplanos marcianos, pajas superlativas y escenas oníricas indescriptibles. Basada en una historia real.

1971 "Intimidades de una cualquiera" (En Argentina se estrenó en 1974)

1972 "Furia infernal"
Una stripper (Sarli) es secuestrada por un terrateniente sin escrúpulos. Uno de sus hijos la viola; el otro es torturado y abandonado en la nieve. Todos los machos de la región enloquecen de deseo. La película más violenta y descerebrada de Bo con Sarli. Una especie de western pampero.

1973 "El sexo y el amor"
1976 "Una mariposa en la noche"
1977 "Insaciable" (En Argentina se estrenó después de la muerte de Bo)
1978 "El último amor en Tierra del Fuego"
1980 "Una viuda descocada"


LOS ARCHIVOS SECRETOS DEL SEÑOR BO

El primer gran triunfo de Bo como productor fue "Pelota de trapo". Para muchos argentinos, es una película de culto imperecedero. Narra la historia de un joven humilde que se convierte en futbolista famoso. El Instituto de Cine argentino casi prohibió su exhibición por el realismo de los diálogos.

Bo se las daba de inculto. Aseguraba que no leía libros y que apenas hablaba inglés. Sin embargo, produjo las primeras películas de Leopoldo Torre Nilsson. Por ejemplo: "Días de odio", basada en el cuento "Emma Zunz", que el propio Jorge Luis Borges adaptó al cine. También contó con el escritor paraguayo Augusto Roa Bastos como guionista de sus dos primeras películas con Sarli: "El trueno entre las hojas" y "Sabaleros".

Bo se ponía muy nervioso rodando. Nunca se sentaba en la silla del director. Gritaba, pataleaba y trataba de controlarlo todo al mismo tiempo. A los actores no les dejaba ensayar, para que no perdiesen la frescura de las primeras tomas. Durante el rodaje de "El trueno entre las hojas", hirió a un indio con una bala de fogueo y cubrió de miel el rostro de un actor antes de dejarlo a merced de miles de hormigas hambrientas.

Bo fue acusado de obscenidad más de una docena de veces por desnudar a la Sarli ante las cámaras. Le pusieron multas de todo tipo. Pasó muchas noches en la cárcel por escándalo público. Tras el estreno de "... Y el demonio creó a los hombres", las asociaciones en defensa de los derechos de los animales se le echaron encima por filmarse a sí mismo matando lobos a palos.

Uno de los mejores amigos de Bo fue el cantante paraguayo Luis Alberto del Paraná, que se hacía acompañar en escena por el Trío Los Paraguayos. Participó en las bandas sonoras de muchas de sus películas. En una ocasión, se hizo pasar por embajador de un país inexistente para sacar a Armando de la cárcel.

Bo y Evita trabajaron juntos en varias películas. La más importante fue "La cabalgata del circo", que puso punto y final a la carrera como actriz de la futura esposa de Perón.

Durante un viaje a Panamá, Bo descubrió que estaban explotando sus películas sin permiso. Se encaró con el distribuidor y fue amenazado de muerte. Un policía del aeropuerto le ayudó a regresar a Argentina sano y salvo. Años más tarde, ese mismo policía, convertido en Jefe de la Guardia Nacional, colaboró con Bo en "Desnuda en la arena". A las pocas semanas de finalizar el rodaje, este personaje dio un golpe de estado. Se trataba de Omar Torrijos.

Bo irrumpió en un plató televisivo con la intención de pegar a un crítico (Ferreira) que le estaba poniendo verde. Se equivocó de persona y le pegó a otro (Couselo) que no había abierto la boca. Estuvo pidiéndole disculpas durante años.

Victor Bo, hijo de Armando, nació el 8 de abril de 1943. Participó como actor en muchas películas suyas, incluídas "La mujer de mi padre" y "Carne". Se hizo muy popular en Argentina encarnando a uno de Los Superagentes en títulos como "La gran aventura" (1973), "La super, super aventura" (1974), "Los Superagentes contra todos" (1975), "La aventura explosiva" (1976), "Los Superagentes biónicos" (1977) y muchas más.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

pedro calleja -

adulterado: pretendía hacer un juego de palabras entre "cine para adultos" y "cine tramposo o de serie Z o no demasiado creíble"... lo decía con cariño, pero igual no se entiende bien

bonaerense: no lo sabía... entonces, "bonaerense" es alguien de la provincia de Buenos Aires... y "porteño" es alguien de la ciudad de Buenos Aires... ¿no?

gracias por el comentario

Conan -

¿Por qué Películas "Adulteradas"?
Y si nació en Buenos Aires (ciudad) no era bonaerense, eso sería de haber nacido en la Provincia de Buenos Aires.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres